Climatización Geotérmica

En los últimos años se han ido desarrollando nuevas formas de energía sustentable, con el fin de mantener un equilibrio entre el confort, la usabilidad de la energía y el cuidado del medio ambiente. Es por eso que con base en la energía geotérmica se ha desarrollado una nueva forma de climatización generada por medio de la temperatura del subsuelo.

El sistema de climatización geotérmica funciona por medio de la utilización de la inercia térmica del subsuelo ya que éste, a 3 metros de profundidad, presenta una temperatura constante entre los 10 a los 16 grados centígrados, dependiendo de la latitud en la que se encuentre la construcción.

Para comprender un poco más de cómo es que funciona este tipo de climatización es necesario comprender qué es la inercia térmica, ya que ésta es la forma en la que se conserva el confort de la vivienda.

La inercia térmica es la propiedad que indica la cantidad de calor que puede conservar un cuerpo, en este caso el subsuelo, y la velocidad con la que puede ceder o absorber el calor.

Basado en este principio de la transferencia de calor, existen dos tipos de sistemas de climatización geotérmica que son las siguientes:

De baja entalpía o sin bomba

En esta modalidad se extrae la temperatura estable del subsuelo mediante el bombeo de un fluido que es el que estabilizara la temperatura en toda la construcción.

Este sistema no es tan potente y, dependiendo del tamaño de la construcción, puede ser insuficiente para llevar la temperatura a todo el inmueble. Este sistema es más usado para lo que se llama suelo radiante.

De alta entalpía o con bomba de calor

Esta modalidad función muy similar al aire acondicionado, con la pequeña diferencia que, en este caso, el subsuelo es el que funciona como sumidero o como fuente de calor, dependiendo el caso.

Este sistema es el más eficiente de todos para poder controlar la temperatura de un inmueble, pero cabe mencionar que es uno de los sistemas menos usados por la complicación de tener que excavar además de que aún es un sistema demasiado caro por la poca demanda que tiene.

Este sistema de climatización puede que sea un gasto alto al principio, pero puede significar una inversión a largo plazo ya que puede generar un gran ahorro en el gasto energético y en consecuencia en el ahorro a la hora de pagar la cuenta de la compañía de luz.